jueves, 11 de octubre de 2012

Lovingtawn Capitulo 2


un nuevo capitulo de Lovingtawn, espero q sea de su agrado.. igual creo q sigue siendo medio mediocre




YESICA
            Había llegado el 31 de octubre, que era el día de Lovingtawn, el aniversario de los 200 años de la ciudad y el árbol más viejo y alto de la villa. Era un día muy importante para los ciudadanos, era asueto para todos, para así poder festejar en la colina más alta. Donde estaba el árbol y la figura de la adorada Diosa del amor, fundadora de Lovingtawn.
Antes de que sean las 10 a.m., los pobladores ya estaban en la feria; excepto Jared y su tía Brenda porque era un día soleado, y ambos eran vampiros. Toda la gente armo un escándalo por la ausencia de estos dos habitantes, ya que ese día era sacro. Hasta el alcalde menciono la falta de ellos, lo que provoco más revuelo. A causa de eso, Amy estaba muy molesta.
Aparte de eso, el festival era fantástico; había puestos de comida, de juegos, para recaudar fondos a favor de mejorar el templo de la diosa del amor.
            Al otro día, una familia nueva llegaba a Lovingtawn. Se mudaba en el barrio Amy, ella no le dio mucha importancia, ya que en realidad no le importaba.
Llego el lunes y comenzaron las clases normalmente. Era una mañana nublada, Jared y Amy estaban en el patio cuando vieron a chica nueva que había llegado ayer; era hermosa, de cabellera rubia con destellos café; sus ojos eran grandes y verdes que estaban adornados con unas largas pestañas; tenía unas pecas que le daban un aspecto más aniñado. Ellos no le dieron ni las más mínima importancia. Sonó la campana, y como tenían clases separadas tuvieron que despedirse.
Jared entro al salón y por detrás de él la chica rubia, que se sentó junto a él. La profesora les dio actividades del libro de historia. La rubia miro a Jared y le hablo en voz baja:
-¡hey! ¿Me puedes pasar la carpeta de esta clase? Es que soy nueva…
Jared no hablo simplemente le entrego la carpeta.
­      Gracias-  dice la rubia- ¡ah! Apropósito… me llamo Yesica ¿y tú?
El siguió sin decir ni una palabra, la profesora amablemente le llamo la atención a la chica, porque estaba hablando. Por fin toco el timbre, todos salieron; Jared estaba yéndose pero Yesica se le cruzo en el camino y le dijo:
­      ¡Hey! ¿acaso eres mudo? Contéstame
­      No soy mudo… ¿Qué quieres?- le dice con fastidio Jared
­      Quiero saber tu nombre y por qué no me hablas…
­      No te hablaba, porque no estoy interesado en hacerlo… y mi nombre no es de tu incumbencia- contesta el muchacho
­      Tu nombre me interesa… dímelo- insiste la chica tomando lo de la mano
­      ¡suéltame!- le pide el chico molesto y se va
A la hora del almuerzo, en la cafetería, Amy estaba comiendo en compañía de Jared; él no le había contado acerca de la rubia, porque ella se enfadaría mucho con él. Entonces, Yesica se acerca a la mesa.
­      Hola Jared, y… cosa
­      ¿Cómo sabes mi nombre?- dice el chico
­      ¿cosa?... ¡cosa eres tú!- Amy
­      Si… como digas cosa. Jared, eres muy lindo, me encantan tus ojos verdes. Me gustaría salir contigo ¿no crees?
­      No lo cr…- el muchacho
­      Claro que no maldita buja quien te crees… te vas de aquí o yo te saco…- interrumpe Amy con bastante agresividad
­      ¡uh! Se enojo la cosa… no te enojes cosa, la cosa no es contigo… ja ja- se burla Yesica- ¿no es cierto bebe?- dirigiéndose al joven
­      ¡ya estuvo! ¡Estas muerta!- Amy
­      No, no lo harás- dice el chico, con un tono tranquilizador- porque si lo haces te rebajas a su nivel y tú no eres excremento, tu eres una diosa…
­      ¡¿Cómo dices?!... yo no soy excremento… ¡ella lo es!
­      ¡cállate!- grita el muchacho, baja la voz- vete por favor… ya causaste demasiado daño. Vete… vete
Yesica se fue con una mirada de odio tan fuerte que no había palabras para describirla. Jared abrazo a Amy y le dijo:
­      Eres una tonta… no puedes rebajarte a su nivel. Además tú sabes que yo te amo, a ti y a nadie más.
­      Tienes razón, soy una tonta… ja ja- ríe sarcásticamente- quisiera que fuese verdad lo que dices…
­      Es pura verdad… créeme- se miran a los ojos- ahora olvidemos nos de todo esto ¿ok?
­      Bien… ¿Jared?
­      ¿Qué pasa?
­      Te quiero…- ambos sonríen torpemente.

LA VENGANZA
En la noche, Yesica en su habitación estaba llorando por Jared, ella tenía un cuchillo en la mano y las muñecas levemente ensangrentadas. Se paro, se miro al espejo y se dijo en voz alta:
­      Soy una… Amy es una… tonta… tonta, tonta, ¡la odio!- grito histérica y hecho a reír- Amy, Jared va a ser mío. Pobre chica no sabe lo que le espera- y siguió riendo
Se curó las heridas con unas vendas y gasas, luego se acostó a dormir.
            Comenzó a salir el sol, Yesica ya estaba levantada, estaba en la biblioteca de su madre muerta. Allí había libros antiguos con signos y candados, parecían libros de embrujo, y si, lo eran. Ella busco un hechizo en especial, uno de amor, lo transcribió y se fue a la escuela.
Cuando llego, fue directamente al baño y se encerró. Allí comenzó a susurrar unas palabras “Dilectio flore inter Yesica Jared et in nomine Diaboli” (que el amor florezca entre Jared y Yesica en el nombre del diablo)
Mientras, dibujaba unos símbolos con su lápiz labial, sellando el hechizo. Y para terminar, se pincha la punta del dedo índice de la mano izquierda, con una daga ceremonial. Le salen unas gotitas de sangre, entonces apoya su dedo sobre la puerta justo en el centro del sello. Al terminar, como si nada, sale del baño y se encuentra con Jared:
­      Hola… ¿Cómo estás?- pregunta la rubia
­      Hola… bien…- contesta forzado el vampiro
­      Perfecto… vamos a clases…- sonríe y camina haciendo menear su hermosa cabellera rubia, mientras que el otro la sigue.
A la hora del almuerzo, Amy buscaba a su amigo. Lamentablemente lo encontró, con Yesica hablándole de muy cerca.
Nuestra chica estaba enojada… triste… con el corazón roto. Corrió al baño, para ocultar sus lágrimas. Entro azotando la puerta, al sentarse en el retrete vio unos garabatos con lápiz labial, en seguida se dio cuenta que era un sello; un hechizo, cosa de bruja. Entre sus lagrimas intento recordar lo estudiado con Jared, después de repasar dedujo que era un hechizo de amor.
­      Ese color de lápiz… ¿de quién es?- Amy sonrió- ¡Yesica! ¡bruja!

Ella espero pacientemente a que anocheciera y desde la ventana de su habitación vio a Jared y a la bruja rubia, tomados de la mano caminaban, y por detrás venia otra chica, que no podía reconocer. En fin, ella salto desde su ventana hacia afuera, se lanzo sobre Yesica y comenzó a golpearla. Jared la toma por los brazos apartándola de la rubia, Amy cae al suelo, la chica desconocida la tomo del cabello y la levanto.
­      Aléjate, pequeña basura. Vete, te estas metiendo en terreno peligroso
­      Yo no… ustedes… tontas…- dice Amy con ira la golpea en el estomago y la deja caer, le pega una patada en el suelo.
­      Quien es basura ahora
La rubia se le abalanza clavándole una pequeña navaja en el cuello. La otra cae, pero comienza a reír.
­      ¡maldita! Eres una ilusa… cometiste un error… con esto… solo lo empeoras… estas ¡acabada!
Amy se saca la navaja del cuello, le comenzó a brotar sangre pero la herida se cierra rápidamente. Sonríe, y le lanza la cuchilla a la bruja. En su infortunio, el vampiro se interpone deteniendo el cuchillo con su cuerpo, el no cae. Soportando el dolor se saca la navaja incrustada, la tira al suelo y toma a Yesica de la mano. Ellos siguieron caminando ignorando completamente a Amy, que quedo tirada en el suelo  junto con la otra, que se levanto y fue detrás de su hermana Yesica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario