sábado, 19 de enero de 2013

Lovingtawn



HE bue la otra parte!!



EN BUSCA DE UN VAMPIRO
Fueron a Endsville, a comenzar su búsqueda allí. Buscaron todo el día sin ningún resultado. Para el atardecer estaban de vuelta en Lovingtawn, con las manos vacías; igual no se rindieron y buscaron en esa ciudad. El resultado fue el mismo. Amy volvió a su casa muy tarde, sus padres la regañaron.
A la mañana siguiente, pensaron en buscar en una de las ciudades vecinas, llamada Runway Road.
Al llegar al pueblo, que era como a lo que nosotros llamamos normalidad, Amy dijo:
­      Esta ciudad es perfecta… no es muy alegre ni muy tétrica…
­      Si, es cierto. Comencemos a buscar…-aconseja el vampiro.
Caminaron, buscando a los vampiro no hubo señales. Estaba oscureciendo, al joven vampiro se le ocurrió entrar a un bar gótico. Allí había un escenario rodeado de jóvenes, que estaban mirando y cantando un cover de ‘Honey, this mirror isn’t big enough for the two of us’ de My Chemical Romance, que estaba siendo interpretada por un banda de jóvenes, bastante ovacionada. Amy reconoció la canción.
­      Yo conozco esa canción… es de My Chemical Romance…
­      ¿Cómo lo sabes?- pregunta desconcertado el chico
­      Yo me escapaba de la escuela y venia a esta ciudad a comprar buena música
­      Buena música…- dice sonriendo el joven
­      Si así es…- la niña sonríe y mira a su alrededor- aquella chica… la guitarrista… es muy pálida- advierte
­      Cierto…
Cuando la banda termino la canción, bajaron del escenario, estos dos se le acercaron a la muchacha.
­      Hola, soy Jared…- dice sonriendo
­      ¡Hey! ¿Qué hay?- contesta la chica muy simpática
­      ¿de qué clan eres?- pregunta el chico frontalmente
­      Discúlpame… de qué me hablas…
­      Soy de Endsville… no finjas… de cerca se te siente el aroma a…
­      No sigas…- interrumpe la guitarrista seria- ¿qué buscas?
­      ¿Eres pura?… me refiero…
­      Se a qué te refieres… ¿por qué preguntas?
­      Necesitamos tu ayuda…- suplica el chico
­      Vamos a un lugar más privado… síganme- la chica los lleva tras bastidores- díganme…
­      A ella le lanzaron un maleficio… la convirtieron en ángel… ella era una hechicera… y si eres pura podrías ayudarla mordiéndola
­      Mmm… ¿ella es tu novia?- pregunta curiosa
­      Si, lo es- afirma el vampiro
­      Pues… Jared, soy una vampira pura…
­      Entonces… ¿lo harás?
­      ¿La amas de verdad?
­      Mi amor hacia ella no tiene comparación- responde el joven
La vampira se muerde el labio inferior, pintado de rojo sangre, y con una sonrisa dice:
­      Lo haré, pero con una condición… encontrar a los otros
­      ¿a los otros vampiros?
­      Si, se llaman Frank y Michael
­      ¡¿es una broma?! Tardamos tres días en encontrarte y a Amy le queda una semana y cuatro días. ¿Y en ese tiempo debemos hacerte ese favor para que puedas transformarla?
­      No es una broma, pero tienes razón. Yo igual que tu, me descontrolo con este sentimiento. Hace como doscientos años que no tengo contacto con ninguno de ellos. por favor… yo los acompañare y en cuanto haya señales de ellos, yo la morderé-  promete la hermosa vampira
­      Bien. Lo haremos, contigo.
­      Gracias… empecemos ahora- agradece la chica- y por cierto… soy Tarja
­      Yo soy Jared y ella Amy- se presenta el joven
Nuestros chicos, priorizaron la búsqueda y dejaron todo atrás; la escuela, Sharon y Mateo los padres de Amy, para empezar el viaje en el auto de Tarja.

MICHAEL Y FRANK
Esa mañana en Lovingtawn, en la escuela, Yesica y Demi se preguntaban:
­      Hermana ¿Dónde estarán estos dos?- pregunta la rubia refiriéndose a el vampiro y su novia
­      No lo sé, mi olfato es imperfecto… se deben haber ido lejos, porque no los siento. Seguramente por ti… miedo- asegura Demi
­      Sí, claro. No le tienen miedo a nada. De seguro están buscando la forma de deshacer el maleficio que les eché. No van a poder- la chica ríe arreglando su rubia cabellera- este hechizo no tiene vuelta atrás
­      Pero de seguro hay algo que mata a un ángel
­      no… su única salida es transformarla en un caído
­      explícate- pide la esbelta y atlética Demi
­      un vampiro, hermana… uno puro de nacimiento tiene que morderla antes de que termine de transformarse. No los encontraran, están bien escondidos
­      ¿tú sabes donde están?- pregunta desconcertada la atlética chica
­      Si ¿no lo recuerdas? Michael de Old Hill y Frank de James Tawn
­       !ah ! si, saliste con ellos… no se qué te vieron- dice Demi entre dientes
­      ¿Dijiste algo?- pregunta Yesica
­      No, no… no… hermana ¿nunca te preguntaste si Jared y Amy conocen la trampa del hechizo y salieron a buscar a los vampiros?
­      No, nunca lo pensé…- teme la rubia
­      Tal vez, ya encontraron a alguno- duda la otra
­      No digas eso. Para asegurarnos iremos a Old Hill y a James Tawn
­      Eres una genio hermana
­      Lose, una de las dos tenía que serlo- la blonda sonríe maliciosamente
­      Eso no tiene gracia
En la noche tomaron el auto de su madre y comenzaron su camino a la ciudad de Old Hill, que quedaba exactamente a cinco localidades al este de Lovingtawn. El camino parecía corto, solo un par de horas por la ruta 93.

            Esa noche, los otros viajeros se detuvieron en un autoservicio, en la afueras de Runway Road, para cargar gasolina. Amy quiso comprar algo para cubrirse su nuevo color de pelo, al final se decidió por un gorro violeta, que hacia juego con su ropa. También compro unos comestibles y agua para ella, los otros dos como vampiros no se alimentaban de comida humana. La chica y su novio salían del minisúper, él hizo un gesto extraño:
­      Un demonio…- dijo susurrante el joven haciendo retroceder a la niña, le hizo seña para que se quedara dentro del local. Ella obedece sin decir nada.
Él se dirigió al auto con Tarja, que también estaba alerta, ambos se escabullen dentro del auto. En seguida llega un mini cuper rojo bermellón, bastante llamativo, de él bajan dos chicas Yesica y su hermana ambas de tacón. Se distraen cargando combustible, Jared aprovecha y hace una seña a Amy para que corra al auto con ellos. Mientras ella subía, la vampira enfocaba su mirada en las chicas de tacón.
­      La rubia tiene un nombre, dando vueltas en su cabeza… Michael… Old Hill… una imagen, dame una imagen…- susurraba Tarja- Mike… es él. Esa rubia sabe dónde está. Vamos a Old Hill, ahora
­      Pues, vamos…- dice el chico- debemos llegar antes que ellas.
La vampira, puso marcha atrás y acelero dejando las llantas marcadas en el pavimento.
Demi había quedado cargando la gasolina, y se fijo en el auto que se marchaba a toda velocidad. Cuando, por fin, pudo reconocer el rastro de los otros, se apresura en buscar a su hermana. La vio comprando en el local, la arrastro al auto, lo puso en marcha y entonces le explico lo que pasaba, a su hermana. Jared también se ocupo de poner al tanto a Tarja contándole que tenía que ver Yesica y Demi


OLD HILL
            La persecución se convirtió en cerrera por quien llegaba antes a la ciudad, las hermanas lograron alcanzar a  sus rivales. Los coches iban a toda velocidad, por la solitaria ruta 93. Pero de pronto, Tarja detiene el auto, quedándose con las manos en el volante y con la mirada fija en las otras, esperando que se detuviesen. Así fue, Demi frena y pone marcha atrás, la vampira deja escapar una sonrisa malévola.
Una vez frente a frente, todos se bajan de los vehículos.
­      Las basuras como ustedes son tan predecibles.
­      ¿Qué hacen aquí?- pregunta Yesica enojada
­      Tú no deberías preguntar, nosotros sí. ¿por qué nos sigues?- cuestiona Jared
­      No te interesa. ¿ustedes hacia donde van?- insiste la rubia
­      No te interesa- responde en tono burlón el vampiro
­      Jaja- ríe sin gracia la blonda bruja-muy gracioso Jared debería ser una de tus virtudes…
­      No… mi virtud es tener la frialdad suficiente para acabar con hechiceros y bujas
­      Que tierno, ¿mami y papi te enseñaron ese truco?- se burla la delgada pero atlética Demi
­      ¡Calla animal! … nadie está hablando contigo- agrega Tarja
­      ¡no soy ningún animal!- responde la otra ante el insulto
­      Hasta aquí se siente el hediondo olor de tu sangre demoniaca- replica la vampira
­      Muy bien te felicito, ya sab…
Su hermana la interrumpe bruscamente.
­      ¡cállate! No hables…
­      Si calla, porque le temes a tu hermanita… eso sí que es caer bajo. Eres su perro. ¡abre los ojos! Eres más fuerte que tu tonta hermana. ¡te está usando! Creí que los demonios no caían tan bajo, pero me equivoqué- dice Tarja con la intención de poder controlarla
­      No es cierto, hermana. ¿vas a creerle a esta, que ni siquiera conoces?
­       Ella tiene razón…-dice la demonio Demi, casi para si- no soy tu perro… soy más poderosa
Los vampiros sonríen, junta a Amy suben al auto y se van. La demonio también sube a su auto color bermellón con la intención de seguir a los otros, dejando a su hermana blonda en la calle.
­      Esto no puede estar pasando…- dice para si la bruja rubia- voy a tener que hacerlo a la antigua
De su bolso, cubierto de brillantes, saca una pequeña pastilla color negro que posa sobre el asfalto y señala con su dedo índice, por arte de magia se convierte la pastilla se convierte en escoba. Ella la levanta del suelo, se monta en la escoba y sale volando, como las viejas brujas de los cuentos de hadas.

           Los vampiros junto a la desafortunada Amy, llegaron a Old Hill primero, estaba amaneciendo y fueron a un motel a pasar el día. Ninguno tuvo problemas en acomodarse en el cuarto asignado, enseguida encendieron el televisor. De pronto, llaman a la puerta y todos se quedan en silencio mirándose las caras, Tarja se decide por abrir la puerta.
­      ¿Qué haces aquí?- pregunta desconcertada la vampira.
­      Vine a ofrecerme de guarda espaldas… pero no me ofenderé si quieren que me vaya- responde con amabilidad Demi
Tarja mira al joven vampiro, y él a su novia.
­      Puedes quedarte- le concede Amy con dulzura- pero debes prometerme que no vas a tomarme del cabello otra vez…
­      No lo hare… no lo hare. Discúlpenme, fue horrible lo que les hice siendo cómplice de mi estúpida hermana.
La arrepentida chica demonio entra al cuarto de motel con los otros, hablo con ellos, dispuesta a contar todo sobre su hermana. Estaba enojada con ella, herida por su propia sangre.
            En la noche salieron en busca de Michael, yendo directamente a su casa. Demi sabía su ubicación y no tuvo pudor en revelárselo a ellos.
Llegaron, se bajaron del auto de la vampira, se dirigieron a golpear la puerta. Esta se abre, un chico pálido y apuesto los atiende.
­      ¡Tarja!- dice Michael con una expresión forzada- no puedo hablarte ahora
­      ¿por qué?- pregunta fastidiada la otra
­      Dímelo tú, linda
La vampira comprendió que él buscaba que le leyera su mente, era bastante oscuro pero ayudaba; vio a la blonda cuando llamo a la puerta del otro y entro sin esperar invitación, después vio un viejo recuerdo que compartieron ambos, cuando eran pareja. Tarja se alejo mostrándose aturdida, pero enseguida cobra la compostura.
­      Déjame pasar con más razón- ella lo empuja para adentro, el otro no tuvo tiempo de imponerse.
­      No los esperaba tan pronto…- dice en tono burlón la rubia bruja poniéndose de pie de un sofá.
­      Voy a dejarte seca…- agrega molesta Tarja
­      ¿me morderás?- pregunta desafiante la otra
­      ¿Qué te digo?...- la vampira se abalanza sobre la delgada bruja.
Mike corre por su antigua compañera de caza, la alcanza antes de que hiciera algún daño tumbándola al suelo.
­      ¿Qué haces, eres estúpido? ¡Suéltame Michael!- ruega la sedienta monstruo
­      No… tranquilízate…- le pide el otro
­      ¡No! Esa bruja egoísta debe… ¡morir!
El fotogénico chico, la obliga a sentarse mientras la otra intentaba zafarse, él la rodea fuerte con sus brazos y susurra en su oído tan suave y cariñosamente que ella se logra calmar.
­      Quiero vomitar- interrumpe la bella rubia- su amor apesta… son patéticos
­      ¡Yesica! ¿quieres vomitar? ¿Te ayudo?- pregunta dulcemente Amy mientras descubría su nueva cabellera dorada
­      No pensé que te quedara mejor el rubio… te hace más bonita…- ríe de manera sarcástica- sí, claro. No puedes ser bonita nunca…
­      No tengo idea de porque te dejo hablar, Yesica- agrega la oscura niña
­      ¡cierra el pico, cosa fea!
La bruja de su mano una esferita de esplendor rosado y se la tira a la otra chica, pero no le pudo dar a ella, Jared se interpuso con su brazo izquierdo envuelto con un rayo color negro que absorbió el ataque de la pequeña bruja
­      ¡Tienes poderes de brujo!- dice sorprendida Yesica
­      No tengo nada que explicar… no te permitiré que la lastimes- justifica el joven vampiro
­      Pero no tengo ningún problema contigo Jared- continua la bruja de ojos verdes
El otro la ignora y se lleva a su chica hacia afuera, mientras la blonda comenzó a gritar su nombre.
­      Hasta que no vuelvas a ser la misma no te dejare pelear…- dice Jared con una voz dulce
­      Lo siento, no lo hare. ¿no te lastimo, cierto?- pregunta sumisa Amy
­      Nunca lo hará con ese nivel de poder… quédate en el auto, les diré a los otros y nos iremos de aquí
Adentro Yesica estaba siendo ahorcada por su hermana Demi, los vampiros originarios no se preocupaban de la bruja. Cuando Jared entra y ve la escena prepara un rayo como el anterior pero celeste y se lo lanza sin pensar a la chica demonio, con el golpe eléctrico ella deja caer a su hermana como una muñeca de trapo.
­      ¿por qué hiciste eso?- pregunta Demi
­      Ella no vale la pena… solo mírala, es tan débil- se justifica el joven vampiro
La demonio se tranquiliza dando una bocanada de aire intentando calmar el fuego interior.
­      Si se apuran, los puedo guiar a la casa de Frank, el tercer originario. Esta en James City
­      Vamos a los autos- dice con plenitud Tarja- Mike…
­      ¿si?- atiende el otro
­      ¿vienes con nosotros?- le pregunta con un tono seductor la vampira
­      Contigo… hasta el fin de los tiempos…- responde el vampiro con una sonrisa tonta
Ella también deja escapar una de esas sonrisas que nos hacen ver como completos idiotas.
Tarja y Mike subieron al auto junto con Amy, Demi en el suyo así los guiaba. Por otro lado el joven oscuro Jared se dispuso a llevar a Yesica a su casa en Lovingtawn, lo hizo volando con sus alas de vampiro que eran como las de los murciélagos, le crecían cuando el decidía hacerlo era un proceso doloroso pero al que él ya estaba acostumbrado.
El vampiro dejo a Yesica en la cama de su casa, después se trepo al techo ayudándose con sus alas y volvió a volar. Lo hacía tan rápido como podía, ya estaba cansado, usar los poderes de vampiro lo agotaban demasiado. Él aun era joven, y su forma vampira no había sido desarrollada demasiado como para soportar tremendo viaje. De todas formas pudo alcanzar a sus compañeros, al amanecer. Juntos buscaron un lugar donde resguardarse del sol, un motel muy mediocre.
­      Este lugar es un asco, peor que la habitación de mi hermano… es un cochino- se queja Demi
­      Si, es un basurero… pero los vampiros debemos ocultarnos del sol- dice Mike

No hay comentarios:

Publicar un comentario